VOLVEMOS AL COLE MÁS CONCIENCIADOS QUE NUNCA

Después de unas merecidas vacaciones ya hemos vuelto al cole y a la rutina diaria, peques y mayores. Y con él, vuelta a los almuerzos, nuestro mejor aliado para mantenernos activos y recuperar energías. Ya sabemos que el papel de aluminio o plata es completamente reciclable, siendo su lugar adecuado el contenedor amarillo, el de los envases ligeros.

Pero este año nos proponemos dar un paso más allá. Vamos a intentar evitarlo en su mayor medida. ¿Cómo? Con un gesto tan sencillo como los portabocadillos. Cuadrados, alargados, de colores…los hay de muchas maneras, y es una manera de aportar nuestro granito de arena para contribuir con el cuidado del medio ambiente. Porque cualquier gesto importa.

Y si completamos nuestro almuerzo con una botella de agua reciclable, ya tenemos el pack perfecto. De no ser posible debemos de tener claro que las botellas de agua, las latas o los envases de zumo van también al contenedor amarillo.

Hagamos un rápido repaso a lo que SÍ tiene cabida en él: Como hemos comentado, los briks, las latas de bebidas y de conservas, los aerosoles (efectivamente, nuestros desodorantes, por ejemplo, bien sean metálicos o de plástico, son también reciclables), los tapones y tapas metálicas (no nos cuesta nada separarlos del vidrio), las bandejas envasables, bien sean de porexpan, aluminio o de PET.

En cambio tenemos que tener cuidado ya que nuestro amigo amarillo no admite  cualquier tipo de plástico. En ese caso NO debemos depositar por ejemplo, los plásticos que no sean envases (como juguetes, carritos de la compra, sillas, chupetes, etc.) ni los utensilios de cocina o los dedicados a transportar equipaje o documentos (tales como maletas, portafolios, carteras, billeteros…) u otros utensilios como encendedores, bolígrafos o recambios. Además, los productos sanitarios, aunque sean de plástico (jeringuillas, botes para la toma de muestras…), tienen sus propios puntos SIGRE de recogida en las farmacias.

Recent Posts