Envases pequeños R5S

¡LOS PEQUEÑOS ENVASES TAMBIÉN SE RECICLAN!

El contenedor amarillo es uno de los contenedores que más dudas genera, por lo que en Recicla con los 5 sentidos  queremos que conozcas con exactitud su función y dónde depositar cada residuo para lograr un correcto proceso de reciclaje.

¡Los pequeños envases también se reciclan! Siempre es bueno recordarle a la población que los envases ligeros de pequeño tamaño van al contenedor amarillo. Por ejemplo, los envases de yogurt, envases de flanes y cualquier otro tipo de pequeños envases, latas o bricks.

 

Pero… ¡No todos los objetos fabricados con plástico van al contenedor amarillo, sólo los envases! En muchas ocasiones, existen una serie de productos que pueden acabar en el contenedor equivocado, los denominados “impropios”. Por ello, es importante señalar que, en el caso del contenedor amarillo es importante evitar productos como cepillos de dientes, bolígrafos, sacapuntas o fiambreras. Asimismo, los juguetes de plástico, los biberones, los chupetes y los cubos de plástico deben depositarse en el ecoparque o en el contenedor de resto y no el contenedor amarillo.

¿Sabías que 80 latas de bebidas pueden transformarse en una llanta de bicicleta? Además, ¡cada envase reciclado tiene un gran impacto en la lucha contra el cambio climático! Por ejemplo, el reciclaje de 6 latas y briks contrarresta la emisión de diez minutos de un tubo de escape.

Desde Recicla con los 5 Sentidos nos adaptamos a todas las necesidades con nuestros talleres específicos para educación infantil y primaria, secundaria, bachiller, universidades, etc. También, ofrecemos talleres para colectivos sociales y para colectivos de personas con capacidades diferentes. Entre los más originales se encuentran talleres de debate, de cocina, escape rooms, tómbolas o desenredo. ¡Muchos tipos de talleres diferentes para todas las edades y colectivos! ¡Solicita tu taller!

 

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Relacionadas

Celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente

Como cada año, el 5 de junio celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente, un día para concienciar sobre la importancia de cuidar nuestro planeta, abordar preocupaciones medioambientales y proponer soluciones para proteger nuestro entorno. Nuestras acciones diarias pueden tener un impacto significativo en la protección del planeta.