Esta Navidad, haz un regalo a nuestro planeta

Navidad es sinónimo de regalos, días en familia y decoración. Esto, muchas veces, se traduce en un aumento de residuos y muchos de ellos acaban en los contenedores equivocados. En estas fechas tan destacadas, podemos seguir unos sencillos trucos que nos ayudarán a reducir nuestros deshechos y hacer, de esta forma, un bonito regalo navideño a nuestro planeta. ¡Aquí van unos cuantos consejos!

Cada residuo, a su contenedor. Cuantos más seamos alrededor de la mesa, más basura generaremos. Es importante saber qué tirar en cada contenedor de reciclaje. No te olvides de arrojar al contenedor de vidrio todas tus botellas de vino y cava y los botellines de cerveza. Las latas, los briks y los envases de plástico, siempre al amarillo. Por último, recuerda que las servilletas de papel que estén manchadas con restos de comida o aceite, se deben tirar al contenedor de desechos orgánicos.

Reutiliza el papel o las bolsas de los regalos. Si Papá Noel o los Reyes Magos te dejan los regalos envueltos en un bonito papel o metidos en una bolsa, ¡no los rompas! Abre los regalos con cuidado y guarda los envoltorios. Seguro que, a lo largo del año, puedes utilizarlos para envolver regalos de cumpleaños, de aniversario…

Decora la casa mientras cuidas el medio ambiente. Guarda toda tu decoración después de Navidad y utilízala al año siguiente. También puedes utilizar algunos de los residuos que se generan en las cenas y comidas en estas fechas para crear tus propios adornos. Un nacimiento con latas de refresco, un muérdago hecho con tapones de corcho o una estrella de Navidad con CDs que ya no funcionan. ¡Las posibilidades son infinitas!

Si nos regalan un aparato electrónico o un pequeño electrodoméstico, ¿qué hacemos con el antiguo? Tenemos que recordar que estos productos, a los que llamamos RAEEs, son altamente contaminantes y está prohibido abandonarlos en la vía pública y en el entorno natural. ¿Todavía funciona? Puedes donarlo, regalarlo, venderlo de segunda mano o utilizarlo para cambiarlo por otro producto. ¿Está roto? Puedes llevarlo a un punto limpio, ecoparque o ecomóvil de tu ciudad o entregarlo en la tienda donde adquieras el nuevo. Recuerda que los establecimientos de venta de productos electrónicos de más de 400 metros cuadrados, tienen la obligación de aceptar los aparatos usados de menos de 25cm aunque no compres nada. 

Reduce, recicla y reutiliza también en Navidad. ¡Felices fiestas!

Recent Posts