Cómo hacerlo correctamente

Residuos de envases

Qué hacer con los residuos de envases una vez que hemos consumido el producto

Cuando adquirimos un producto, lo consumimos y generamos un residuo de envase. Ante esto son varias las opciones que podemos encontrar para evitar su impacto medioambiental.

La primera de ellas sería la reutilización. Algunos de los residuos de envases que generamos en nuestros hogares son fácilmente reutilizables. Uno de los ejemplos más claros son los botes de vidrio que podemos utilizar una y otra vez para conservar productos diferentes del que contenían cuando los compramos.

Cuando la reutilización del residuo de envase no sea posible, la mejor opción de la que disponemos para colaborar en su correcta gestión es participando en la recogida selectiva.

De esta forma los residuos de envases podrán reciclarse, es decir, transformarse de nuevo en cosas útiles, siempre y cuando reciban la gestión necesaria. Para que esto sea posible, es imprescindible que cada tipo de envase sea depositado de forma diferenciada.

Algunos trucos

Utiliza una bolsa de supermercado para acumular los envases ligeros en casa. Cuando esté llena, le haces un nudo y directamente al contenedor amarillo.

Vacía los envases por completo para que no desprendan malos olores mientras los almacenas en casa.

Pliega los briks y aplasta las botellas de plástico y latas. Así ocuparán menos espacio.

Puedes utilizar el carro de la compra para ir almacenando envases de cartón y papel (que no manchan ni huelen) y llevarlos al contenedor azul cuando vayas a la compra.

Dónde se tira cada envase

Para colaborar en el proceso de reciclado de los residuos de envases, podemos encontrar en nuestros pueblos y ciudades diferentes tipos de contenedores donde depositar de forma separada estos residuos.

Qué debemos depositar

Latas de conserva y de bebidas
Aerosoles
Tapas metálicas
Bandejas de porexpan
Bandejas de aluminio
Bandejas de PET

Qué NO debemos depositar

Los productos sanitarios: jeringuillas, bolsas de plasma o botes para la toma de muestras.
Los utensilios dedicados a transportar equipaje o documentos, tales como maletas, portafolios, carteras, billeteros.
Los plásticos que no sean envases (carritos de la compra, juguetes, sillas, etc.)
Otros utensilios como encendedores, recambios de estilográficas, bolígrafos o casetes.
Las botellas de vidrio y cajas de cartón, dado que tienen sus contenedores específicos.
La ropa y calzado.
Los utensilios de cocina, sartenes y herramientas.

Qué debemos depositar

Botellas de vidrio: botellas de refrescos, zumos, vinos, licores, etc.
Tarros y frascos de vidrio, de conservas, mermeladas o perfumes.

Qué NO debemos depositar

Los tapones y tapas de los envases, deberán tirarse al contenedor amarillo junto con el resto de envases de plástico y metal.
Los elementos de cristal como vasos, copas, elementos tipo loza como platos, jarrones, tazas y otros elementos como bombillas, ventanas, espejos, lunas de coche, mesas de cristal, etc, no deben depositarse en el iglú.
Los envases de vidrio de medicamentos, que tienen un circuito específico de reciclaje y no se deben mezclar con el vidrio normal.
Los artículos de cualquier otro material que no sea vidrio, como cerámica, porcelana, arcilla, ladrillo o piedra.

Qué debemos depositar

Folios, papeles, cartas y sobres.
Periódicos y revistas.
Cajas de cartón, como cajas de huevos, de cereales, de galletas, de zapatos, etc.
Tickets de la compra, cupones, facturas, etc.

Qué NO debemos depositar

Bricks.

Toallas o servilletas de papel.

Papel o cartón sucios con alimento, como cajas de pizza.

Cajas revestidas con cera, metal u otro material que no sea papel o cartón.

Fotografías y radiografías.

Maderas, bolsas de plástico y, en general, cualquier material que no sea papel.

Las cajas de los medicamentos, que tienen un circuito específico de reciclaje.

RAEE - Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

Consejos para identificar un RAEE

Son múltiples y muy variados los tipos de RAEE que podemos generar en nuestros hogares y centros de trabajo, para identificarlos de forma sencilla apunta estos consejos:

La forma más sencilla para identificar un RAEE es preguntarse sobre el funcionamiento que haya podido tener el aparato del cual queremos deshacernos. Si para su funcionamiento ha necesitado pilas, baterías o corriente eléctrica, estamos ante un RAEE.

Otra buena fuente de información es este símbolo:

Si aún tienes dudas, te recomendamos que acudas directamente al manual de instrucciones del producto.

Tipos de RAEE

La normativa agrupa este tipo de residuos en diez categorías diferentes. Podrás imaginar que el listado de aparatos que se incluyen en cada uno de los grupos es muy extenso y variado, sin embargo te mostramos de forma resumida los que suelen ser más habituales en nuestros hogares, centros de trabajo, etc.

Grandes electrodomésticos

Frigoríficos, lavadoras, secadoras, lavavajillas, cocinas, estufas eléctricas, radiadores, microondas, ventiladores y aparatos de aire acondicionado.

Pequeños electrodomésticos

Aspiradoras, planchas, tostadoras, freidoras, cafeteras eléctricas, cuchillos eléctricos, secadores de pelo, máquinas de afeitar y relojes.

Equipos de informática y telecomunicaciones

Ordenadores, ordenadores portátiles, impresoras, pantallas de ordenador, ratones, calculadoras, teléfonos y teléfonos móviles.

Aparatos electrónicos de bajo consumo

Reproductores de música, radios, televisores, videocámaras, altavoces, amplificadores de sonido e instrumentos musicales eléctricos.

Aparatos de alumbrado

Tubos fluorescentes, bombillas de bajo consumo, LEDS y luminarias.

Herramientas eléctricas y electrónicas

Taladradoras, atornilladores eléctricos, máquinas de coser, cortadoras de césped y sierras eléctricas.

Juguetes o equipos deportivos y de tiempo libre

Coches, trenes y camiones eléctricos, consolas portátiles, videojuegos, pulsómetros y cronómetros deportivos.

Aparatos médicos

Termómetros electrónicos, tensiómetros, etc.

Instrumentos de vigilancia y control

Detectores de humo, reguladores de calefacción y termostatos.

Máquinas expendedoras

Máquinas de bebida, snacks, café, etc.

Qué hacer con los Aparatos Eléctricos y Electrónicos una vez queramos desprendernos de ellos

EL ECOPARQUE MUNICIPAL O LOS PUNTOS LIMPIOS HABILITADOS EN TU MUNICIPIO

Los ecoparques y los puntos limpios tienen regulado el tipo de residuos que podemos depositar, sin coste alguno en ellos, con un horario específico de atención al público. ¡Infórmate en tu ayuntamiento!

LLAMAR PREVIAMENTE AL SERVICIO MUNICIPAL DE RECOGIDA DE TU MUNICIPIO

Son muchos los municipios que disponen de un servicio de recogida domiciliaria para aquellos residuos más voluminosos, y donde tienen cabida los grandes electrodomésticos o los aparatos eléctricos y electrónicos que, por sus dimensiones, resulta mucho más complicado su transporte. ¡Infórmate en tu ayuntamiento!

LA RECOGIDA EN EL HOGAR AL ADQUIRIR UN NUEVO APARATO DE SIMILARES CARACTERíSTICAS

Algunos establecimientos y comercios ofrecen este servicio adicional al adquirir un nuevo aparato y acordar con ellos su transporte al propio domicilio. ¡Pregunta al hacer tu compra!

ENTREGAR TUS APARATOS Y EQUIPOS VIEjOS EN EL COMERCIO DONDE ADQUIERAS OTROS NUEVOS DE SIMILARES CARACTERÍSTICAS

Algunos comercios disponen de contenedores específicos para pequeños aparatos, bombillas, móviles, etc. Si no disponen de estos espacios, entrégalo directamente al personal. ¡Tampoco tiene coste alguno!